Alemania 4 – Argentina 0 – 4tos de final Sudafrica 2010

 
 

 
Se suponía que fuera el Mundial de Lionel Messi, su oportunidad dorada para finalmente brillar con la selección argentina como lo hace con el Barcelona. En cambio, terminó en otra decepción mayúscula.
 

Maradona había previsto que el del 2010 fuera un Mundial como el de 1986. Y en el papel de Maradona había puesto a Lionel Messi, el hombre determinante, el que debía aupar a Argentina a su tercera Copa, el que debía desatascar el juego albiceleste cuando las cosas se pusieran complicadas. Messi se despidió de Sudáfrica sin anotar ningún gol y con la cara pintada de frustración al sucumbir el sábado 4-0 ante Alemania en los cuartos de final del torneo.

Es el segundo Mundial consecutivo en el que Messi dice adiós en los cuartos de final, y nuevamente el verdugo es Alemania. Hace cuatro años, sin embargo, el delantero fue dejado en la banca en el partido en el estado Olímpico de Berlín.

La Pulga llegó a Sudáfrica consagrado como el mejor jugador del planeta, una fuerza imparable en su club español y llamado a ser la gran figura del torneo. Aunque tuvo sus momentos brillantes, especialmente en la primera ronda, los goles nunca llegaron.

Pero el de Rosario no apareció el día más importante, cuando su equipo escalaba la montaña más difícil, cuando más falta hacía su presencia. Messi dejó huérfana a Argentina y Alemania le humilló.

Sus lágrimas en el césped al término del partido, siendo consolado por el propio Maradona, mostraban la decepción que sentía en su corazón, en el Mundial en el que debía eclosionar como jugador planetario, en el que debía colmar la deuda de títulos que tiene con la selección.

El barcelonista deja el Mundial sin haber marcado. Lo intentó todo en los cuatro primeros partidos, regaló tantos a sus compañeros, fue el hombre encargado de abrir las defensas adversas, el más brillante. Pero no marcó.

Y lo peor llegó al final. Alemania, esta vez sin tener que recurrir a las repetidas faltas, le cerró las avenidas a Messi, lo aisló de sus compañeros, y el delantero ni siquiera pudo rematar con claridad al arco. Le faltó aparecer en el día más importante, cuando todos le esperaban vestido en el traje del héroe que Maradona le había reservado. El de él mismo hace 24 años.

En el minuto 68 Müller, a diferencia de Messi, si demostró que está enchufado en el Mundial y, desde el suelo, acertó a servir a Podolski que se internó en el área para centrar a un Klose que marcó libre de marca.

El segundo tanto acabó por quebrar a Argentina. Sólo quedaba la heroica, lanzarse a por todas a la desesperada. Pero Alemania no dio tiempo a Argentina a preparar la respuesta. Siete minutos más tarde Schweinsteiger dejó sentados a cuantos defensas albicelestes le salieron al paso y sirvió para que Friedrich sentenciara el encuentro.

Todavía tuvo tiempo de marcar el cuarto Klose en otra jugada al contragolpe, lo que le deja a las puertas de ser el máximo goleador de toda la historia de los Mundiales, solo a 1 del inigualable brasileño Ronaldo.

 
Las lágrimas mientras se retiraba del terreno de juego tras el pitido final, que secaba con su propia camiseta, el consuelo de Maradona, fueron la última imagen de un Messi que se despidió del que iba a ser su mundial llorando… y sin marcar.
 
 
Categorias:       blogging,       computing,       musica,       deportes,       redes sociales,       cjhits 70-80’s,
                         comentarios,       CrisJhon Space
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: