Inter de Milan campeon mundial de clubes 2010

 

Inter cumplió con una gran hazaña, consiguiendo cinco títulos a lo largo de un año solar, objetivo nunca alcanzado antes por un equipo italiano. El último, la quinta estrella, se acaba de obtener en el Mundial de Clubes de la FIFA, gracias a dos victorias por 3 a 0, primero ante Seongnam de Corea del Sur en semifinales y después contra Mazembe de Congo en final.

De esta manera, los nerazzurri cerraron un año espectacular, en el que, de no ser por la derrota ante Atletico Madrid en la final de la Supercopa Europea, hubiesen ganado todos los torneos que disputaron.

En tiempos de fiestas navideñas, el club de Milán podrá festejar en alegría y serenidad lo bueno que logró construir, para empezar el año nuevo con una fuerza mayor, que deriva de la conciencia de ser los mejores del planeta, por lo menos por 12 meses.

El Mundial de Clubes era un objetivo totalmente importante para Inter, que en el último período Benítez no quiso arriesgar más nada y, a menudo, estuvo dispuesto a perder puntos en el campeonato y en la Champions League para guardarse a sus mejores jugadores y asegurarse la presencia de sus “estrellas”.

El viaje para Abu Dhabi sin dudas se preparó con inteligencia, atención y el máximo de la profesionalidad, lo que le permitió a los nerazzurri llegar a la competición más importante a nivel planetario para clubes en un estado de forma óptima, como para poderse jugar como se debe los dos partidos que separaban al equipo de Benítez de la historia.

Así, tras una semifinal realmente fácil, en la que Zanetti & Co. liquidaron de manera contundente a los coreanos de Seongnam, se llegó a la final que, sorpresivamente, no fue ante el otro Internacional, el de Porto Alegre, sino que contra los campeones africanos de Mazembe, cuadro originario de la República Democrática del Congo.

El match realmente no tuvo historia, porque luego de 12 minutos de estudio, Inter decidió que era la hora de ofender y, a la primera maniobra lo suficientemente rápida, metió el 1 a 0: Milito apoyó para Eto’o, el camerunés metió un gran cuchillazo para el corte de Pandev y el macedonio tuvo tiempo y espacio a suficiencia para controlar y mandarla a guardar.

Sobre el final llegó el 3 a 0, anotado por Biabiany al minuto 40, quince más tarde de su ingreso en el campo al puesto de Milito. Un gol que le dio un aspecto más real al marcador y que replicó el de la semifinal, dejándole a todo el planeta la impresión de que el Inter todopoderoso aún tiene ganas de seguir venciendo y levantando trofeos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: