Copa del Rey 2011: Real Madrid 1 – Barcelona 0 (final)

 

El Barça sufrió un golpe inesperado. Un golpe duro, durísimo, que por primera vez en casi tres años le dejó tumbado ante el Madrid. Un gol de Ronaldo en la prórroga le arrebató la Copa cuando más cerca la tenía y levantó al madridismo del letargo en el que andaba metido. Mestalla se tiñó de blanco mientras miles de culés guardaban silencio, incrédulos ante un final para el que no estaban preparados. Pepe, el otro nuevo símbolo del Madrid de Mourinho, celebró ese 0-1 repartiendo butifarras, en una imagen a la altura del estilo de quien le ha entronizado, Mourinho, que acabó manteado, convertido ya en el mesías blanco.

Florentino ya tiene un título. De algo le ha servido gastarse 400 millones de euros, aunque queda por ver cómo acabará este duelo interminable. La Liga tiene color azulgrana y ahora el pulso en la Champions cobra una tensión nunca vivida antes. La última imagen dijo mucho de lo que el madridismo llevaba dentro. Mientras Guardiola, en la primera final que pierde, y los jugadores miraban apesadumbrados la alegría blanca, la grada rugía. «Barça cabrón saluda al campeón», gritaba.

«A la Cibeles, nos vamos a la Cibeles», repetían una y otra vez. Pero la pelea no se ha acabado, y el camino de Wembley aparece ahora como un desafío mucho más enorme. Dentro de una semana, otra vez, cara a cara, con la sensación de que hay muchas cuentas pendientes que saldar. La hegemonía está en juego, aunque el Barça estuvo cera de reforzarla con otro triunfo. Le sobró el primer tiempo y le faltó frescura y una pizca de suerte. Le sobraron también las manos de Casillas, que recuperó su condición de ángel de la guarda. Esta vez, sí pudo frenar al Barça.

VIVA ESPAÑA / Lejos de la hermandad que se vivió hace dos años entre catalanes y vascos, Mestalla retrató dos mundos que hasta a la hora de cantar se llevan a morir, en una mezcla de sentimientos que muchísimo más allá de lo que se disputa en el campo. Cuando la grada azulgrana coreó el himno del Barça, la respuesta desde el otro lado fue entonar el «Y viva España», en una guerra de gritos que tuvo, cómo no, momentos de mal gusto con los graves insultos a Shakira, presente en las gradas. Piqué, convertido ya en el enemigo número uno del madidismo, recibió más que nadie.

El césped estaba en su punto y el balón rodó mejor que en el Bernabéu, pese a que el Madrid se salió con la suya de racanear el riego, pero el Barça se encalló inesperadamente. Bloquedado por la presión del Madrid, parecía un desconocido y daba vueltas sobre sí mismo sin ir a ningún lado. No encontraba un solo pasillo en medio de un Madrid muy por encima de las expectativas, y muy lejos de laimagen del clásico de la Liga. Hubo momentos en que la grada culé estuvo cerca de guardar silencio mientras los merengues se crecían ante un panorama tan fuera del guion. En esa refriega, nadie conocía a nadie, ni siquiera los mundialistas acostumbrados a ir de la mano. Arbeloa, Casillas, Ramos, Villa, Xabi Alonso, Busquets se enzarzaron más de una vez. Había mucho en juego…Justo antes del descanso, Pepe remató al poste y fue como si ese golpe hiciera que el Barça se metiera en el vestuario sintiendo que no podia seguir por ese camino, que hasta allñi habíamos llegado. Dicho y hecho. A la salida, apareció el auténttico Barça, el de siempre. Y empezó el baile. Y los culés se pusieron en pie, ya sin miedo, convencidos de que lo peor ya había pasado y que era la hora de sentenciar. Entre olés, en un rondo ya sí reconocible, el Barça fue avanzando mientras el Madrid reculaba. Pero no hubo manera. Un gol anulado a Pedro y, sobre todo, tres inmensas manos de Casillas abrieron la prórroga, y allí, Ronaldo se levantó por primera vez como no lo había hecho en todo el partido.

GOLPE DEFINITIVO / Fue un mazazo. Cuando mejor estaba el Barça, recibió ese golpe definitivo. Un puñetazo especialmente doloroso por la forma y por el fondo, y que hoy deja de lado el hecho de que la Liga esté otra vez a un paso del Camp Nou. Habrá que pelearla. «Quien ríe el último ríe mejor», proclamó Ronaldo. Es verdad. Ahora, falta saber quién reirá en la Liga y la Champions.

Messi, durante el partido. AFP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: