Uefa Champios League 2011 : Resumen Semifinales – Parte I

Champions League

La ida de semifinales de la UEFA Champions League dejó un panorama similar en las dos series: hubo dos claros ganadores, ambos de visitantes y por el mismo marcador (2-0), que afrontarán la vuelta con medio pasaje en el bolsillo.

Claro que puede haber sorpresas la semana que viene, pero la sensación de superioridad de Manchester United y de Barcelona va más allá del marcador: donde quedaron más claras las diferencias fue en el juego que desplegaron en comparación a sus rivales.

Los dos monopolizaron el balón a partir de su afán de ser protagonistas, aunque luego lo usen de distinta manera. Los dos crearon más y mejores chances que el Schalke 04 y que el Real Madrid, y los dos supieron tener la paciencia necesaria como para aguardar el momento de trasladar esa supremacía al tablero.

Adentrémonos un poco más en cada partido para ver las particularidades de cada victoria.

SCHALKE 04 V MANCHESTER UNITED
A medida que fue avanzando la temporada, el Manchester se fue afianzando y es cada vez un equipo más temible. Todo indica que llegará al cierre del año futbolístico al cien por cien de su poderío.

Ahora ya tiene la Premier League casi asegurada, ya que se cayeron los perseguidores, y si nada extraño sucede, llegará entero a la final de la Champions.

Hace tiempo que no veía a un arquero tan protagonista como lo fue Neuer, lo cual es indicación de una superioridad completa. Y es elogiable que el Manchester haya sido capaz de tal dominio ante un equipo que venía de haberle hecho ocho goles al último campeón de Europa y del mundo.

Esta vez, el Schalke fue una pálida sombra de aquella actuación: no sólo no manejó el balón, sino que corrió detrás de él durante 90 minutos en los que no pudp generar ni una chance clara de gol.

Así se planteó un partido con un protagonista total frente a un observador total, y solamente Neuer evitó que la apertura llegara antes. Una vez más, fue Ryan Giggs quien desequilibró, llegando al gol pese a jugar en una posición extraña para él, la de volante central. Aún así tuvo resto para definir tras una magnífica asistencia de Wayne Rooney, quien luego rubricó su gran momento con una definición fantástica.

Dentro de un Manchester de un funcionamiento colectivo soberbio, quizás se extrañó el aporte goleador del Chicharito Hernández, quien lució un poco menos preciso que otras veces. Sí tuvo un buen partido el ecuatoriano Valencia, mientras que el coreano Park fue otro de los puntos altos.

En definitiva, Manchester United llegará al partido de vuelta utd en plenitud de sus facultades, con la cabeza tranquila y hasta podrá cuidar jugadores pensando en el cierre de la temporada y en una eventual definición como “local virtual” en Wembley.

Champions League

REAL MADRID V BARCELONA
Que el primer remate del Real Madrid al arco haya llegado en el minuto 45, y que eso haya sucedido en su propio estadio, es un claro indicador de qué tipo de partido se planteó en el Bernabeu.

Mientras tanto, un Barcelona híper maniatado ya había tenido dos chances claras: la primera con un remate de Villa los 10 minutos y la segunda en un mano a mano de Xavi a los 24.

Parece poco para un Barcelona ultra ofensivo, pero hay que entender que ante un equipo que defiende con tanta gente es muy difícil encontrar espacios. La estadística de posesión muestra a las claras cómo se repartieron la pelota y, por ende, el protagonismo: 29 por ciento para el Madrid, 71 para el Barcelona.

Esa situación no se da de casualidad, sino por una elección de Mourinho: en un reconocimiento tácito de la superioridad de su rival, prefiere “jugar a no dejarlo jugar”, antes que arriesgarse a sufrir una goleada como el 5-0 del año pasado.

La apuesta, entonces, es la misma que le funcionó en la revancha de la Liga y en la final de la Copa del Rey: no dejar que juegue el Barcelona y tratar de acertar alguna en la contra. Vaya en defensa de Mourinho el hecho de que solamente ante el Barcelona se planta de esa manera.

El problema es que el Real Madrid no está acostumbrado a eso, y si no lean lo que dijo Cristiano Ronaldo tras el partido: “No me gusta jugar así, pero es lo que hay”.

Claro, así puede el Madrid ganar algún título, como lo hizo con la Copa -un torneo menor en España a menos que se enfrenten los dos archirrivales-. Pero con la Champions casi perdida y un subcampeonato con menos puntos que Pellegrini en camino, no habrá mucho para recordar en la temporada que se acerca a su fin.

Por su parte, el Barcelona parecía llegar con menos frescura, al tener un plantel más corto, pero eso no le impidió adueñarse del balón y marcar el ritmo del encuentro. Un encuentro que, una vez más, tardó en abrirse, pero cuando lo hizo se inclinó para el lado del que más intentó y más propuso.

Cuánto influyó la expulsión de Pepe no lo sé, pero me pareció correcta: por suerte Dani Alves no tenía la pierna apoyada, porque si no podría haber salido lesionado. Y además, en todo caso Real Madrid tiene que preguntarse si las tarjetas no son un riesgo que asume al jugar de manera tan agresiva, tan al límite.

Después, Afellay aprovechó su momento y dejó bien atrás a Marcelo, para que Messi, con todo su oportunismo, abriera el camino al triunfo. Y el mismo Messi definió el pleito con una de esas jugadas que le saca las dudas a los que se preguntan si es el mejor del mundo, apilando rivales y definiendo con maestría ante un Casillas que parecía entregado al salir a tapar.

No quería dejar de mencionar la muy correcta tarea de Mascherano como marcador central. Es cierto que ante un equipo sin atacantes se le facilita el trabajo, pero tengo que destacar el profesionalismo, la seriedad y el criterio que tiene para sumar lo suyo a un esquema colectivo muy aceitado. Es una pena que cuando está completo el Barcelona no tenga un lugar en él.

Lo último que me dejan estos cruces: tienen un aspecto peligroso con tanta tensión alrededor, y es que pueden llegar a quebrar el buen clima que existe entre jugadores que hoy son rivales, pero luego deben compartir una selección tan exitosa como la española. Ojalá que eso no suceda.

De cualquier manera, solamente queda un partido de esta súper tanda de superclásicos: veremos cómo se cierra el último capítulo la semana que viene en el Camp Nou.

Felicidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: