Masters Roma 2011 : Djokovic derroto a Nadal (Final)

Novak Djokovic

Novak Djokovic volvió a derrotar a Rafael Nadal y logró una proeza inédita, ya que superó cuatro veces seguidas al español y siempre en finales de torneos Masters 1000 en este año. Así, el serbio estiró en Roma su racha invicta en 2011, acumulando siete títulos y 37 victorias. Es más: suma 39 al hilo, con los dos singles de la final de la Copa Davis 2010.

Así, estamos en presencia de un momento de gracia tremendo e histórico, no sólo para Djokovic y el deporte serbio, sino para el tenis en general. El divertido N° 2 del mundo venció al líder del ránking de la ATP en dos sets y otra vez en arcilla, como venía de hacerlo una semana atrás en Madrid, y ya es dueño del sexto mejor invicto (39 partidos) del tenis masculino en la era profesional, que comenzó en 1968.

Por el momento, a Djokovic sólo lo superan en la tabla histórica el sueco Björn Borg (52 triunfos al hilo), el argentino Guillermo Vilas (46), el checo-norteamericano Ivan Lendl (44), el estadounidense John McEnroe (42) y el suizo Roger Federer (41). Por eso, ahora la próxima meta del serbio es dejar atrás a Federer, quien ganó 41 encuentros consecutivos entre 2006 y 2007. Por eso, con sólo lograr tres éxitos en Roland Garros y llegar a octavos de final, ya lo superará.

Además, Djokovic ostenta la segunda marca invicta en el arranque de una temporada y la mejor en 27 años, con 37 triunfos, desde que McEnroe hilvanó 42 éxitos seguidos en 1984. Esta semana, en la capital italiana, el serbio pulverizó la racha de Borg en 1980, cuando el sueco hilvanó 33 éxitos seguidos, incluyendo la coronación en el Masters de 1979, jugado en enero del ’80. Así, continúa escribiendo más páginas de gloria en este inolvidable 2011.

Djokovic no sabe lo que es perder desde que cayó el 27 de noviembre del año pasado, ante Federer, en semifinales de la Copa Masters de Londres. Desde entonces, sólo sabe lo que es cantar victoria y hay que sumar los dos individuales ganados en la final de la Copa Davis ante Francia, en diciembre de 2010, para alcanzar las 39 victorias consecutivas. Así, se sigue entremezclando en récords y hazañas de otros monstruos de la raqueta, la mayoría de ellos ya retirados.

Un hecho para tener en cuenta, a la hora de algunas comparaciones con otros grandes, es que venía de superar la mejor serie ganadora de Nadal en su carrera, con 32 triunfos al hilo en 2008. Este serbio, que cada vez es más fuerte mental y físicamente, más sólido, más firme en la defensa y en especial en el rubro de tomar riesgos y ser implacable tanto de drive como de revés, ahora suma 25 títulos en su trayectoria.

Djokovic se coronó este año en el Abierto de Australia, Dubai, Indian Wells, Miami, Belgrado, Madrid y Roma. Por lo tanto, desde que en 2006 se adjudicó su primer certamen de ATP, en Amersfoort, había logrado 18 coronas hasta fines del año pasado, contra las siete que ya levantó en lo que va de esta temporada. Y se dio el gran gusto de vencer cuatro veces seguidas a Nadal, en un hecho con un solo precedente.

Como ocurre con Federer, Nadal también tiene récord positivo frente a la mayoría de sus rivales. Hasta aquí, el español sólo había perdido cuatro partidos al hilo con un solo colega: Nikolay Davydenko. El ruso, ex top-ten, tiene inclusive marca favorable de 6-4 contra el español, al que se impuso en los cuatro choques más recientes, todos en superficie rápida, en los que Nadal apenas obtuvo un set. Y dos de esos duelos fueron en finales.

En este caso, se potencia la proeza de Djokovic porque fueron todas definiciones y de la categoría Masters 1000, la siguiente a los Grand Slam. Ahora las rachas actuales de Nadal son preocupantes contra el serbio, ya que está 0-4 y 2-7. Es que antes de estos cuatro triunfos seguidos del serbio, el español le ganó dos pero venía de caer en tres al hilo. Realmente, es para sobredimensionar porque esto se vive en un presente de plena lucha por el reinado mundial.

Djokovic y Nadal

 

Ahora Nadal supera 16-11 a Djokovic en total, pero está muy preocupado por esta serie de caídas. Si bien algunos jugadores pudieron imponerse en tres encuentros seguidos contra el español, estas cuatro victorias ponen al serbio en otra dimensión. Es más: Nadal supera 16-8 a Federer en los duelos personales, pero el suizo nunca pudo vencerlo en más de dos partidos seguidos. Un dato que seguramente sorprenderá a más de uno.

Arriesgando, desgastado por esta serie invicta y con menos energías que en otras jornadas tras el durísimo triunfo sobre el escocés Andy Murray en semi, Djokovic volvió a forzar a un Nadal retrasado, muy defensivo, que buscó variantes pero no pudo contragolpear bárbaro ante un serbio implacable, sumamente preciso y contundente. Así, Djokovic le propinó a Nadal la cuarta final perdida en polvo de ladrillo en su carrera.

Hay que tener en cuenta que el español apenas había caído ante Federer en los duelos decisivos de otros Masters 1000, en Hamburgo 2007 y Madrid 2009. Djokovic lo derrotó en Madrid y le cortó un invicto en arcilla de 37 encuentros, en casi dos años. Y el serbio venía de caer ante el español en los nueve choques anteriores sobre canchas lentas. Por eso, se trata de un doblete memorable en la gira europea, justo en su momento más dulce.

En 2011, Djokovic ya doblegó a Federer en los tres partidos que se enfrentaron y lo desplazó en la condición de escolta de Nadal en el ránking. Y, con esta victoria, redujo aún más la ventaja que le lleva el zurdo español, quien defendía el título en Roma. A punto de cumplir 24 años el domingo 22, cuando arranque Roland Garros, Djokovic es un año menor que Nadal y sabe que bien puede intentar el asalto a la corona en París.

Sus éxitos en los cementos de Indian Wells y Miami frente al español fueron muy importantes y varios presumían que ya en arcilla, la superficie predilecta de Nadal, la tendencia podía revertirse. Pero no fue así. Djokovic superó al rey en tres sets en aquellas finales, luego el español celebró en Monte-Carlo y en Barcelona y ahora el serbio consiguió un doblete inolvidable en Madrid y Roma en dos sets.

En la capital española, el serbio enmudeció a los fanáticos del ‘Rafa’ y hasta se hizo hincapié en el valor extra que significó contar con la “ayudita” de la altura, porque allí la pelota corre más rápido. Las condiciones en la capital italiana son diferentes, muy similares a las del inminente Abierto de Francia, ya que la superficie es más lenta, pero igual Djokovic logró imponer su estilo, pese a su acumulación de partidos y horas de cancha.

El serbio, que se había consagrado en Roma en 2008, sigue sumando fans a cada paso, como se notó en los gritos de la mayoría del público romano, gracias a su actitud positiva, su gran nivel y su estilo agresivo. Ahora Djokovic apunta todos los cañones a brillar en Roland Garros, donde tiene como mejores actuaciones las semis de 2007 y 2008, cayendo en ambas ante Nadal y sin lograr un set. ¿Podrá revertir esa historia en la final parisina? Sin dudas, tiene todo el crédito abierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: