Master 1000 Roma : Nadal derrota a Dojokovic (final)

Una vez más, la final de un Masters 1000 se disputó entre los dos grandes rivales del año pasado: Rafael Nadal y Novak Djokovic. Se trata de un partido que ya han jugado muchas veces, por lo que ambos se conocen a la perfección.

Nole empezó haciendo su juego, parado muy cerca de la línea de fondo, tirando a Nadal hacia atrás con su revés cruzado y con su derecha invertida, cargando el juego sobre el drive de Rafa y esperando la bola corta para atacar sobre el revés. Nadal tiene un muy buen drive, pero cubre mucho el lado del revés, por eso Djokovic decidió jugarle hacia ese costado. Desde allí lo fue tirando para atrás hasta buscar un tiro de definición cruzando su disparo hacia el otro lado.

Esa táctica le funcionó bien al serbio hasta el 5-4 del primer set. Durante ese tramo logró imponer su idea, en lo que era un partido parejo de peloteos largos, muy comunes sobre este tipo de superficies. La característica de ese período fue que el número uno del mundo le pegó de arriba hacia abajo con su revés y rafa levantó más la pelota.

Llegaron al 5-5, Rafa corría todas y traía grandes pelotas. Llegó a ponerse break point, y a ganar ese punto después de un intercambio con dos jugadores en la red. En el 6-5, el español logró errar el set con gran autoridad, atacando con su drive y jugando con total decisión, algo que le había faltado en algunas finales el año pasado.

Lo importante es que Nadal no paró de defender pelotas casi imposibles. Varió muy bien los efectos con el revés y la altura con su drive. Y si Djokovic no está del todo derecho en las definiciones cuando eso sucede, empieza a frustrarse. Cuando Nadal sintió que la confianza de su oponente no era la misma, aprovechó para ponerse más sólido: después de llevarse el primer set, salió a jugar mejor las devoluciones y a jugar pelotas más largas y más rápidas con su derecha. Con eso pudo romper el saque del serbio en el primer game. Y aunque tuvo que levantar algún 0-40 con su servicio, no cedió el saque en ningún momento.

Al contrario, comenzó a lastimar cada vez más con su drive, sobre todo cuando lograba invertirse y jugar sobre la derecha del serbio, tomando el control de cada punto. Las defensas empezaron a ser contragolpes, y el mallorquín logró quebrar otra vez cuando Djokovic sacaba 3-5.

El servicio del serbio no complicó las devoluciones del español, en tanto que Rafa molestó un poco más de lo normal con su saque, jugando un gran porcentaje de primeros servicios y jugando con muchísima carga de efectos en los segundos saques.

Y aunque uno de los fuertes del español es su defensa, en esta ocasión sobresalió en ese aspecto, llegó mejor parado que nunca a los ataques de Djokovic, leyuó con gran anticipación y ejecutó tiros más largos, obligando a jugar a Djokovic más pelotas de lo acostumbrado o a arriesgar desde más atrás, algo que lo llevó a cometer muchos errores.

Nadal volvió a demostrar sin lugar a dudas que es el rey en cancahas de polvo de ladrillo, y la semana que viene lo veremos disputar “su” torneo: Roland Garros.

Anuncios

Uefa Champios League 2012: Chelsea es el Campeon de Europa

El Chelsea había esperado 107 años para ganar su primera Liga de Campeones, para meterse a la elite europea. Hace cuatro se quedó a un penal de distancia, cuando John Terry falló ante el Manchester United. Ayer la suerte cambió de lado, Didier Drogba revivió a los Blues para el 1-1 y después concretó la pena máxima que los llevó a la gloria con el 4-3, ante el Bayern Múnich y de visitante.

El cuadro de Londres se coronó en el torneo de clubes más importantes del mundo. Roman Abramovich, su dueño multimillonario ha cumplido su mayor deseo. Lo hizo en una temporada convulsa, con cambio de entrenador incluido, donde necesitaba exorcizar sus fantasmas.

En semifinales eliminó al Barcelona, cobrando venganza de lo que le hicieron los culés en 2009; y ayer otra vez con un técnico interino y con un penal para coronarse, no hubo espíritu del Manchester United y Drogba gritó campeón.

El equipo de Roberto di Matteo no será recordado por su futbol. El estratega italiano no cambió el guión del Camp Nou, dos líneas de cuatro delante de Petr Cech, Juan Mata para controlar el balón los pocos segundos en que fuera azul y Drogba correteando a los defensas centrales.

Los locales no pudieron. Ni el apoyo de su gente, ni la posesión de balón, ni tener un penal en tiempo extra para terminar con el partido, ni haber comenzado la tanda decisiva con una ventaja 2-0 les sirvió para alcanzar su quinta Copa de Europa. El cuadro bávaro se va en blanco, subcampeón de la Bundesliga, de la Copa local y de la Champions.

El Bayern se apropió desde el comienzo del partido del balón y del campo mientras que el Chelsea se dedicó a defender. La primera ocasión clara la tuvo Arjen Robben en el minuto 21 tras asociarse con Franck Ribéry y rematar en el área, pero otra de las figuras del partido, Cech, reaccionó y desvió la pelota al poste.

En el 36’, Thomas Müller remató desviado tras recibir un centro de Diego Contento y, en el 42’, fue Mario Gómez quien disparó por arriba.  El Chelsea, mientras tanto, solo llegó una vez en los primeros 45 minutos, con un tiro de Salomon Kalou que contuvo Manuel Neuer, y únicamente en la parte final de la primera parte empezó a intentar hacer algo más en ataque.

En la segunda parte, el Chelsea salió un poco más atrevido, pero el sitio al área inglesa continuó. Lo que ofreció el Chelsea fue cosa de los primeros minutos y luego se volvió el mismo libreto.

En el 83’, el partido pareció terminarse cuando el Bayern abrió el marcador con un cabezazo de Thomas Müller tras un centro de Toni Kroos, pero el Chelsea volvió a mostrar que era el equipo marcado por el destino.

Al 88’, en el primer tiro de esquina a favor del Chelsea a lo largo del partido llegó el empate con un cabezazo de Drogba que obligó a los tiempos extra.

En la prórroga, el Chelsea salió mucho más ofensivo que lo que se había mostrado en los noventa minutos pero, en el 93’, el Bayern tuvo una gran ocasión de irse en ventaja por un penal que señaló el árbitro tras una falta de Drogba a Ribéry. Robben falló el cobro, como le había ocurrido en la definición de la Bundesliga. Además el francés se fue lesionado.

Llegaron los penales y el Bayern logró ventaja; Neuer le detuvo a Juan Mata, pero luego Cech emparejó las cosas al parar el disparo de Olic. En el último lanzamiento, Schweinsteiger estrelló el balón contra el poste y Drogba convirtió el suyo y le dio el título al Chelsea.

Master 1000 Madrid 2012 : Federer derrota a Berdych (Final)

El Masters 1000 de Madrid presentó una superficie nueva y llegaron a la final los dos que más se adaptaron: el checo Thomas Berdych y el mismo gran campeón de siempre, Roger Federer.

La mención al polvo de ladrillo azul es inevitable. El piso generó mucha polémica y no se sabe si lo volverán a utilizar alguna otra vez en el circuito. Además, lo llaman polvo de ladrillo, pero no lo es. En realidad sale de un tabique que es originalmente un ladrillo blanco y luego es teñido de azul. El problema que tuvieron los jugadores -y por eso sus quejas en el transcurso del torneo- es que no se pueden agarrar al piso. Es como una arenilla. Un jugador, normalmente, puede deslizarse medio metro sobre arcilla. En Madrid, en cambio, superaban largamente el metro y medio. Parecía que patinaban en la cancha. No los vi trabarse. Si se trababan, era porque se querían afirmar.

En ese contexto, Berdych logró una buena adaptación porque da pasos cortos y generalmente no desliza. Juega en este tipo de piso como en las canchas rápidas, corre como en las canchas rápidas y prefiere pasar la pelota antes que deslizarse. Por otra parte, se trata de uno de los jugadores que más hace correr la bola: le pega completamente plano, lo que en esa cancha le permitió jugar un tenis rapidísimo.

El checo sacó bien en la final, y pegó bárbaro la derecha durante todo el torneo. Eso fue fundamental para que pudiera disputarle mano a mano el juego definitorio a Federer. En ese match, tomó la iniciativa durante el primer set y aprovechó un mal aranque del suizo, que parecía desconcentrado, jugaba demasiado hacia arriba y llegó a enganchar la pelota en un par de oportunidades.

Es justo señalar que Roger no tuvo un gran día y eso se notó particularmente en la primera manga. De allí en adelante el suizo levantó su nivel. Para lograrlo, el de Basilea jugó mucho revés con slice -sobre todo en las devoluciones de saque-, se acomodó con la derecha y logró jugar a los lados consiguiendo mejores aperturas. Con eso le quitó los apoyos a Berdych. El checo lastima porque se apoya y tira: si está derecho y suelto sus tiros duelen. Federer le quitó esa posibilidad desde el segundo set.

En ese parcial que comenzó con su remontada, el ganador de 16 Grand Slams subió su porcentaje de primeros saques y logró un quiebre muy temprano que cambió el rumbo del encuentro. Es que, le guste o no le guste la superficie, Federer es el hombre que mejor se adapta en cualquier tipo de cancha. Sobre todo si se trata de una superficie rápida en la que cuesta encontrar cómo afirmarse. Si mañana inventaran una cancha de hielo, el suizo sería el primero en adaptarse. De eso no cabe ninguna duda, porque es el jugador que tiene más recursos técnicos.

En el partido de primera ronda dejó en el camino a Raonic, en un partido durísimo, puramente por sus recursos. Contra Berdych no tuvo que apelar tanto a su técnica, sino a poner la cabeza en los momentos en que dejaba resucitar al contrario. Porque si después de estar 5-3 arriba con el saque, llegas a estar 5-5, es muy difícil ganar el servicio propio y quebrar para ganar un set.

Y Roger volvió a demostrar su temple de campeón en esos momentos tan difíciles: tiene una cabeza inmejorable. Quizá no contó con el foco necesario para cerrar el juego con el 5-3. Pero sí logró el objetivo para volver a romper el saque rival en momentos de definición.

Federer jugó con autoridad y solvencia, y está con una motivación tremenda. Con el título, llegó a ser número dos del mundo. Y si en Roma gana el torneo y Djokovic pierde antes de los cuartos de final, volverá a ser el número uno. Es muy difícil, pero existe esa chance matemática. Si lo logra, superaría otro récord y se confirmaría -una vez más, como si quedaran dudas- como uno de los más grandes hombres de la historia del tenis.

UCL 2012 : Bayern Munich elimina al Real Madrid (Semifinales)

Real Madrid vs. Bayern Munich

El hecho de haber perdido en los penales tras ganar 2-1 no cambia la cosa para el Real Madrid: la paridad en la serie la consiguió en un partido en el que no fue dominador, y en el que incluso la ventaja tempranera que sacó se debió a un penal dudoso y a un segundo gol en offside.

Después de esos 15 minutos de furia, en los que Bayern también podría haber marcado vía Robben abajo del arco, el partido tomó una dirección que ya no se habría de modificar. El Madrid mostró demasiada timidez para estar dos goles arriba en su propia cancha, y tan poco espíritu conquistador tuvo que prácticamente no se creó situaciones de gol en el resto del partido y en el alargue.

Y más allá de lo extraño que resulta ver a un Real Madrid tan timorato en su propio estadio, el gran mérito fue del Bayern Munich. Tuvo la pelota, la manejó y la usó para arriesgar, yendo una y otra vez a buscar el resultado que necesitaba.

Defensivamente, apostó por jugar lo más arriba posible, alejando así a los hombres ofensivos del Madrid del arco de Neuer. Eso lo hace aparecer por momentos frágil atrás, pero la realidad es que eso es parte de la vocación ofensiva, porque en pos de buscar el arco rival, elige muchas veces quedar mano a mano atrás. Una característica no sólo del Bayern sino del fútbol alemán en general.

En definitiva, fue una gran lección de fútbol del Bayern Munich, que refutó esa creencia demasiado instalada de que en el fútbol el potencial económico es todo y asegura de antemano a un ganador. Sin menospreciar los recursos del Bayern, que también los tiene, el miércoles borró de su propio campo al plantel más caro del mundo y jugará de manera más que merecida una final en su casa, el Allianz Arena.

UCL 2012 : Chelsea elimina al Barcelona (Semifinales)

El Chelsea dejó al Barça fuera de la final de la Champions (2-2 en el partido, 2-3 en la eliminatoria) en una noche triste para el Camp Nou en la que el conjunto inglés triunfó con el arte de defender.

El sábado anterior, Cristiano Ronaldo al menos tuvo la sombra de Mascherano en el 1-2 del Real Madrid que sentenció la Liga Española. Este martes, cuando Fernando Torres marchó con tanta libertad hacia Víctor Valdés, la imagen lucía tan impensada como la eliminación del Barcelona.

Pero no: fue real la cabalgata del ‘Niño’, al que tanto le reclamaron goles en Londres, y quien vino a marcar el más importante del Chelsea en años. El español puso el 2-2 para dejar en el camino al campeón de la Champions y quedar a un solo juego de sucederlo en el trono continental.

Muchos critican la tactica del Chelsea de salir a defenderse, pero la pregunta que surge es: ¿quien era el que estaba obligado a salir el partido? ¿acaso no era el Barcelona? el Chelsea iba ganando la eliminatoria 1-0 por el partido de ida y sumado a ello, pierde a Terry por una expulsion (justa por cierto)… ¿que mas les quedaba hacer jugando con 10 hombres y frente al “mejor equipo del mundo” en su estadio?

Así, los Blues tendrán su segunda opción de levantar por primera vez la ‘Orejona’. De nada le valió al Barça tener, como en Stamford Bridge la semana pasada, balón e iniciativa ofensiva. Un dominio relativo, pues Chelsea también de manera intencional por la ventaja que tenia, decidió darle pelota y terreno, y propuso un juego de esperar y contragolpear.

Este martes, el local pateó siete veces con verdadero peligro, mientras que su rival lo hizo en tres ocasiones. Y aunque Barça igualó la serie de manera parcial con gol de Busquets (34 PT), Chelsea perdió a Terry, expulsado por pegarle sin balón a Alexis Sánchez (35 PT); e Iniesta lo puso en la final de Munich al marcar el 2-0 (43 PT), recibió un mazazo inesperado: Lampard, de nuevo en rol de creador, asistió a Ramires, que con una vaselina delicada, decretó el descuento (44 PT): encendió la bala de oxígeno.

Barcelona intentó levantarse en el segundo tiempo y tuvo cómo hacerlo muy temprano, cuando al minuto 4, Messi ponía la pelota en el punto blanco. Penalti para comprar el boleto a la final. Pero el mejor jugador del mundo desaprovechó la oferta: estrelló el sueño en el horizontal. No sería el único postazo del argentino: a 10 minutos del final, un vertical le regresó su remate con pinta de gol. El tercer ‘palo’ sería la eliminación, con el empate de Torres en el descuento.

Chelsea es finalista. Superó al favorito, a su verdugo del 2009. La cuenta pendiente de aquella semifinal en Londres, en la que no le pitaron al menos cuatro penaltis, quedó saldada por completo. ¿Sera el fin de la era Baulgrana?